Un otohematoma o hematomas auriculares es la colecta de sangre dentro de la lamina cartilaginosa del pabellón auricular. Se puede presentar tantos en perros como en gatos. Afecta a una porción o a toda la superficie cóncava del pabellón auricular.

La causa no se comprende bien, las sacudidas de las cabeza o el rascado de la oreja motivados por el dolor o irritación son los factores responsables. Los animales afectados casi siempre tiene una enfermedad auricular subyacente: otitis externa por atopia, cuerpo extraño, hipersensibilidad alimentaria.

El otohematoma se diagnostica en el examen físico, sin embargo, la enfermedad ótica debe ser diagnosticada y tratada para reducir la probabilidad de recurrencia.

Una opción terapéutica incluye la aspiración con aguja y drenar, antibioterapía y antinflamatorios, masajes con pomadas a base de pentonato polisulfato sódico.