Son muchos los casos de consulta de animales exóticos, o NACs (nuevos animales de compañía) que llegan a nuestro hospital. En este caso hablaremos de algunas patologías de las Iguanas (Iguana iguana) .El manejo de un animal de estas características, comprende todas y cada una de las condiciones necesarias para la supervivencia y el bienestar animal. Estas son la nutrición, humedad, temperatura, hábitat, aporte de luz, rayos ultravioletas, y cada vez más, se le da importancia al enriquecimiento ambiental para evitar estrés, aburrimiento e incluso agresividad Cualquier desajuste en uno de estos parámetros puede desencadenar patologías que pueden ser muy graves, ya que cada especie de reptil ha evolucionado en su hábitat de origen, especializándose a su entorno, y por tanto cualquier desequilibrio merma la salud de este. Así que, adecuar las condiciones vitales lo más parecidas a su hábitat original en fundamental.

¿Que ves raro en esta iguana?

Iguana_columna_desviada

1) Desviación en columna vertebral

Pues si, presenta una deformación, escoliosis a nivel caudal y deformación de la zona pélvica. Además presenta deformaciones de las extremidades y la mandíbula. En estos casos la radiografía (fig. 2), nos da más información de lo que está pasando y vemos que existe poca densidad ósea, lesiones en columna y huesos largos, además de ligera impactación digestiva; todo esto se debe a una patología que ocurre en iguanas jóvenes en crecimiento donde se hace más grave y pueda ser fatal. Se debe a un desequilibrio del metabolismo Ca: P y la falta de Vit D3 debido mal manejo nutricional, temperatura y fundamentalmente la falta de aporte de rayos ultravioleta que hace que no se fije el calcio en los huesos dando lugar a fragilidad, fracturas espontáneas (fig. 3) debilidad del esqueleto y fibrosis óseas. Este conjunto de síntomas se define como EOM (enfermedad ósea metabólica) y está originada por el hiperparatiroidismo nutricional secundario (HPNS) Por otro lado, en iguanas adultas es más común el hiperparatiroidismo renal secundario (HPRS), donde la hipocalcemia y la hiperfosfatemia cuya relación normal (Ca/P = 2:1), están alteradas, casi siempre relacionadas con dietas altamente proteicas o mal balanceadas y deshidratación crónica.

Figuara2Iguana

2) Radiografía de la misma iguana donde se ven las alteraciones óseas

Otras de las pruebas complementarias que debemos hacer como mínimo es una bioquímica de Calcio, fósforo y albúmina donde podremos observar la gravedad del caso y debe acompañarse con un chequeo renal. Los propietarios casi siempre acuden a nosotros por los signos clínicos que presentan, como son, la anorexia, adelgazamiento, letargo, falla reproductiva, incapacidad de moverse, estreñimiento, prolapso cloacal, inflamación de las extremidades, malformación de la boca con reblandecimiento(“mandíbula de goma”) y en las adultas además, con temblores y fasciculaciones de los dedos en el HPRS.3

3) y 4) Deformación de mandíbula y extremidades

4

4)”mandíbula de goma” y extremidades que parecen hinchadas (fibrosis óseas)

Un tratamiento adecuado, médico, nutricional y de manejo (humedad, hidratación, temperatura y aporte de rayos UVA), que muchas veces requiere paciencia y bastante tiempo, incluso meses, hará que podamos disfrutar de nuestra mascota, aunque a veces con algunas secuelas morfológicas como en el caso anterior como ejemplo.

Por tanto los conceptos claves a tener en cuenta son:

 

  • Los reptiles necesitan de una fuente de calor externa para poder vivir.

Existen algunos factores específicos para su buen crecimiento y adaptabilidad al medio, por ejemplo la edad(los requerimientos de neonatos y jóvenes difieren de los adultos), la especie y el sexo (las iguanas adultas machos son muy territoriales y la convivencia con otros puede desencadenar estrés y mala adaptación).

  • El estado nutricional, el grado de estrés y el momento del periodo fisiológico (muda, estado reproductivo…)

Y por último: Temperatura-humedad-fotoperiodo-tipo de luz.

 

Temperatura adecuada:   la mayoría entre 29-32 ºC

Debe existir un gradiente térmico en el terrario que en el caso de las iguanas debe ser vertical y evitando contacto con la fuente térmica. Así, necesitan una temperatura corporal preferida (TCP) que varía , con la edad especie época del año etc. y es distinta en los distintos procesos metabólicos, por lo que debemos proveerles de una temperatura zonal óptima(ZTOP)que no es ni más ni menos que un rango de temperatura ideal para que puedan buscar su temperatura corporal preferida según sus necesidades.

Fotoperiodo: en especies tropicales debe ser estable 12 hs. de luz y 12 hs. oscuridad y cuando son estacionales mayor horas de luz en primavera que en invierno.

Tipo de luz: lo recomendable es el espectro natural y atendiendo a la franja ultravioleta rayos UVA-A (280 nm) (tiene un efecto comportamental (reproductivo) rayos UVA-B (310 nm) tiene un efecto metabólico nutricional (pro síntesis Vit D3 y por lo tanto la fijación del Ca obtenido de la dieta). Además los rayos ultravioleta tienen un efecto germicida.

Humedad: ayuda a la muda, apetito, función renal. A veces en conveniente la pulverización y que tengan acceso a baños, aunque el exceso puede dar lugar a dermatitis.

 

Nutrición adecuada para la edad, momento metabólico y reproductivo con buena relación Ca: Phos = 2.5:1 que junto con los factores vitales anteriores hace la vida saludable de nuestras iguanas. (Tabla 1)

Tabla1