Ya hemos hablado en otros post acerca de las cataratas, que recordemos que es la pérdida de transparencia del cristalino y que en estado avanzada provoca desde ceguera hasta otros problemas más severos,  los cuales pueden provocar finalmente la pérdida del globo ocular.

En medicina humana, es bien sabido que las cataratas se operan y que además resulta una cirugía relativamente rápida, sencilla y generalmente, sin complicaciones. Pero en medicina veterinaria ¡también!

La cirugía de cataratas en los animales se realiza exactamente igual que en las personas mediante una técnica denominada FACOEMULSIFICACIÓN. Y tras la misma, también se coloca una lente intraocular (Foto 1 – Ojo de un perro operado de catarata, con lente intraocular).

Una vez operada, la catarata es imposible que vuelva a reproducirse pero para garantizar la visión tras la cirugía es importantísimo evaluar previamente los ojos del paciente. Para ello, se requiere primero que nada una consulta oftalmológica completa de ambos ojos, seguido de una serie de pruebas complementarias (electrorretinografía, ecografía ocular y gonioscopía) para chequear el buen estado de la retina, entre otras.

Para aquellos que quieran ver en qué consiste y cómo se realiza la cirugía de cataratas, no tienen más que acceder a este link en el que verán un vídeo del procedimiento: https://www.facebook.com/VETWEB/videos/460517503981515/

 

Saludos,

Sara.