¡Falso! La única relación que existe entre el azúcar y las Cataratas es que los perros que padecen Diabetes mellitus desarrollan de forma secundaria la formación de Cataratas. En el caso de los gatos con Diabetes es más improbable que esto ocurra.

El desarrollo de Cataratas generalmente se produce de forma muy rápida y agresiva, a veces incluso en cuestión de una a dos semanas y pudiendo quedar el paciente ciego en pocos días. La razón de esta rápida formación de la catarata en perros diabéticos es debido a la elevada cantidad de glucosa en sangre que no es capaz de asimilar el organismo. Hay tanta glucosa en sangre, que no se puede metabolizar toda de la forma correcta y parte se transforma en sorbitol, fructosa y dulcitol. Estas sustancias se acumulan en el cristalino y hacen que entre mucha agua dentro del mismo, provocando la catarata secundariamente. Por tanto, el cristalino se hincha y se torna blanquecino por la cantidad de agua que entra en el interior -foto 1-.

¿Y se puede operar un perro diabético de Cataratas? ¡Por supuesto que sí! Y se debe hacer lo más precozmente posible, siempre y cuando el animal esté estable de su enfermedad diabética y controlando la glucosa en sangre durante la anestesia general.

¿Qué pasaría si no se operan? Lo primero es que si la catarata madura completamente en ambos ojos, el paciente se quedará ciego. No obstante, lo peor es si además desarrolla secuelas como: inflamación intraocular (con hemorragia -foto 2-, desprendimiento de retina, etc), luxación del cristalino -foto 3- (el cristalino se desplaza de su posición anatómica) o Glaucoma -foto 4-(aumento de presión intraocular, patología muy dolorosa y de difícil control).

¿Conclusión? Dar dulces a un animal no provoca cataratas. No obstante, eso no quiere decir que se puedan dar dulces a las mascotas, ya que igualmente no son bien toleradas y pueden provocar trastornos gastrointestinales, entre otras.>>

Los pie de foto:
Foto 1 (catarata x): Se observa una catarata diabética ya madura, por tanto el paciente no puede ver por ese ojo.
Foto 2 (hemorragia): Se observa un ojo con una hemorragia interna en la parte anterior del globo ocular, que impide ver el interior del mismo. En estos casos, es aconsejable hacer una ecografía ocular.
Foto 3 (luxación anterior de cristalino): Se trata de un perrito con el cristalino con catarata fuera de su sitio. En lugar de estar detrás del iris, está delante del mismo, en contacto directo con la córnea y provocando inflamación y aumento de la presión intraocular. Se trata de una urgencia que generalmente requiere cirugía.
Foto 4 (glaucoma 2º): Este es un ojito de un perro no operado de cataratas, con secuelas de la inflamación intraocular y desarrollo de Glaucoma (aumento de presión intraocular) secundariamente.

 

CATARATA

HEMORRAGIA

LUXACIÓN ANTERIOR DE CRISTALINO

GLAUCOMA 2º