Falsos mitos en oftalmología veterinaria I: los animales se van quedando ciegos con la edad.
Existen algunas ideas muy arraigadas en la sociedad sobre los ojos de las mascotas que no son para nada ciertas. Las llamamos «falsos mitos» y creemos que es importante desmentir muchas de ellas, ya que los animales pueden estar sufriendo enfermedades oculares que pasan desapercibidas por sus propietarios, si estos las consideran como algo normal…

Por eso queremos dar a conocer cada semana un falso mito dentro de la Oftalmología Veterinaria y esta semana empezaremos por uno muy común:

«Los animales se van quedando ciegos con la edad»

¡Para nada es cierto! Los animales, en general los perros y los gatos, no pierden visión por hacerse mayores. Sí es verdad que pueden estar más «torpones» (por otros problemas como artrosis, demencia senil, entre otras…) pero no tienen por qué perder visión, SALVO QUE realmente tengan alguna enfermedad visual, ¡y hay muchas!

Es cierto que el cristalino de los animales puede ir adquiriendo una tonalidad azulada con la edad, pero ¡no son cataratas! Se llama «Esclerosis senil del cristalino» y es un cambio fisiológico y normal que ocurre a partir de los 6 ó 7 años de edad, pero ¡no pierden visión» (foto 1 y 2). No obstante, si se aprecia un cambio de  color en el ojo de la mascota, siempre es aconsejable que lo vea un veterinario para descartar alguna enfermedad ocular.

Por tanto, es muy importante que si detectan problemas de visión en su mascota (los signos que pueden notar son: desorientación, se choca contra objetos o se queda parado y no quiere caminar, pupilas dilatadas…), acudan a su veterinario de confianza lo antes posible, ya que hay muchas enfermedades que si no se detectan a tiempo, pueden ser irreversibles.

Pues la próxima semana, ¡mas!

 

Foto 1: Se ve el iris y en el centro de la pupila una tonalidad azulada.

Foto 2: Al dilatar la pupila, vemos que el cristalino está transparente pero tiene el núcleo más marcado. Es la Esclerosis senil del cristalino, no una catarata.