Se tiende a pensar, erróneamente, que es algo NORMAL que los perros de ojos “saltones” como pueden ser las razas braquicefálicas (Carlino, Bulldog Francés, Bulldog Inglés, Bóxer, Pekinés, Shih-tzu…), el Chihuahua  o el Bichón Maltés, entre otros, tengas los ojos ROJOS.

Como publicamos en otro post acerca de las legañas o las secreciones oculares, el hecho de que un ojo esté rojo es un SIGNO CLÍNICO o una “alarma” de que hay algo que está pasando en los ojos de nuestra mascota. De hecho, junto con las secreciones, es de los primeros signos clínicos que podemos ver en un ojo cuando este se “queja” por algo.

¿Por qué lo vemos más en razas de ojos grandes? El hecho de que se vea más en estos animales o lo que es lo mismo, que sea MÁS FRECUENTE no quiere decir que sea normal, lo que indica es que son perros que tienen más tendencia a tener problemas oculares, especialmente patologías que afectan a la CÓRNEA. La razón es que sus ojos están muy expuestos, no tienen un parpadeo eficiente y, por tanto, no distribuyen correctamente la lágrima sobre la córnea. Todos estos factores hacen que veamos úlceras corneales (heridas en la córnea) en razas de ojos “saltones” mucho más frecuentemente que otras razas.

Conclusión: Nuestro consejo para cualquier propietario de una mascota pero, sobre todo, para quienes tengan una raza braquicefálica de ojos muy expuestos, es que si observan ojos rojos, acompañado de legañas (blanquecinas o amarillentas) que no remite con lavados y persiste en el tiempo, acudan al veterinario para descartar algún problema como puede ser un déficit de producción lagrimal.

Si además de ojo rojo y legañas ó lagrimeo, observan que tiene signos de dolor (parpadea muy muy frecuente un ojo, como cuando a nosotros se nos introduce una pestaña dentro del ojo) y se tiende a rascar con la pata, acuda de forma URGENTE a un veterinario porque lo más probable es que tenga una úlcera corneal, que se debe tratar lo más rápido posible.