¿Alguna vez habían visto cómo es el fondo ocular de los perros? Aquí en las imágenes vemos en detalle el fondo ocular de ambos ojos en un perro, sin ningún tipo de alteración o enfermedad.

Se trata de una de las estructuras más llamativas y bonitas del ojo, junto con el iris. El fondo ocular de los animales de compañía, perros y gatos, tienen una particularidad y es su color tan vivo, que puede ser amarillo, anaranjado o azul-verdoso como en este caso. Esto se debe a una estructura denominada TAPETUM LUCIDUM, que en pocas palabras actúa como un espejo que refleja los rayos luminosos, incrementando así la luz disponible para los fotorreceptores de la retina y mejorando la visión en condiciones de escasa luminosidad. Por esta razón, los felinos y los caninos son capaces de ver muy bien en condiciones de oscuridad.

En el fondo ocular también podemos observar los vasos sanguíneos que dan nutrición a la retina y que tienen una disposición característica según la especie animal. Es importante valorarlos durante una exploración oftalmológica puesto que pueden haber hemorragias o cambios en la vascularización de la retina que pueden hacernos sospechar de enfermedades sistémicas, como aumentos de la tensión arterial, anemia y diferentes coagulopatías.

En el fondo ocular también somos capaces de ver “a simple vista” la única estructura visible del sistema nervioso central: la papila del NERVIO ÓPTICO. Se trata de un nervio muy importante, puesto que es el encargado de transmitir la información visual desde la retina hasta el cerebro, por tanto, es como un “cable” que conecta la retina con el cerebro. Es fundamental observar este nervio mediante una exploración oftalmológica completa en aquellos pacientes que tienen alguna alteración neurológica puesto que podemos ver si el nervio óptico está afectado y puede ayudarnos a llegar al diagnóstico final.

Por último, todo el mundo sabe que en el fondo ocular está la RETINA, pero realmente no podemos verla ya que es como una “tela transparente”, no por ello menos importante, puesto que es donde se encuentran los diferentes FOTORRECEPTORES que como hemos dicho, captan la energía lumínica y la transforman en energía eléctrica para transmitirla después, por el nervio óptico al sistema nervioso.

Como conclusión, el fondo ocular es una parte FUNDAMENTAL en la exploración oftalmológica, puesto que nos da mucha información de posibles alteraciones sistémicas que puede sufrir un paciente (vasculares, inflamatorias e infecciosas, neurológicas…) y se debe explorar SIEMPRE, no sólo cuando existe una evidente pérdida de visión. No obstante, es muy complejo interpretar lo que estamos viendo, puesto que hay muchísimas variaciones individuales y entre especies de perros y gatos. Además, no es fácil puesto que se requiere instrumentos específicos para poder explorarlo y mucha colaboración por parte del paciente.