Estos son Otto y Akira, un macho de Rottweiller de 2 años y medio y una hembra de Stafford de 2 años, respectivamente. Otto acude a consulta por excesivo lagrimeo en el ojo izquierdo (OS) y antecedentes de úlcera corneal (ya cicatrizada), mientras que Akira acude a consulta por una mancha rojiza y dolor en su ojo izquierdo. Tras realizar una exploración oftalmológica, ambos presentan un enrollamiento del párpado inferior hacia la superficie del ojo, por lo que los pelos contactan con la córnea y causan molestias e incluso úlceras. Esta enfermedad se denomina Entropión y puede ser secundario a otras patologías oculares y a alteracioes en la posición y tamaño del ojo o ser una patología primaria (conformacional) y hereditaria, como en estos dos casos. Existen razas predispuestas como son: Rottweiller, Sharpei, Labrador y Golden retriever, Gran Danés…

El tratamiento es quirúrgico mediante la resección de una pequeña porción de piel en forma de semiluna para conseguir que el párpado se evierta. En estos dos casos se realizó esta cirugía y se solucionaron los problemas secundarios por los que acudían a consulta: la úlcera en el caso de Akira y el intenso lagrimeo en el caso de Otto.