Hoy queremos mostrarles el caso del valiente y luchador de Rocky. Se trata de un Bulldog Francés de 7 años de edad que ha tenido problemas de columna recientemente (de hecho, tuvo que ser intervenido), también presenta lesiones dermatológicas muy severas y secundariamente ha tenido problemas en ambos ojos. Los problemas de piel, que en su caso posiblemente sean de origen alérgico, han provocado a su vez una disminución muy grave de la producción de lágrima, lo que ha hecho que sus ojos estén tan secos que se han formado úlceras corneales muy profundas en ambos ojos (fotos 1 y 2). Este tipo de úlceras corneales son muy peligrosas, ya que pueden llegar a la perforación del globo ocular y poner en riesgo la viabilidad del globo ocular. El tratamiento idóneo es la microcirugía para rellenar el defecto de la córnea, pero el estado de salud de Rocky no era nada bueno para soportar una anestesia general, por lo que decidimos ponerle unas lentillas de protección, que ayudan a la cicatrización (foto 3). Gracias a la medicación, al buen carácter de Rocky (se deja ver, poner las gotas e incluso las lentillas muy bien) y, sobre todo, a la dedicación de sus propietarias, que lo miman y lo tratan como a un miembro más de la familia, Rocky tiene ya casi totalmente cicatrizadas las córneas (foto 4), sólo falta una pequeña ulcerita en su ojo izquierdo. Desde luego, es un claro ejemplo de superación y por eso, se merecen que todo les siga saliendo bien y que Rocky mejore del todo.

Foto1:

Rocky de lejos. Presenta muchas legañas, inflamación corneal y úlceras muy profundas (a puntito de perforar) en ambos ojos.

0278-rocky

Foto 2: Detalle del ojo derecho.

rocky-1-od

Foto 3:  Ojo derecho con la lentilla colocada (tiene 4 puntos negros) después de varias semanas.

rocky-4-odd

Foto 4:  Ojo derecho después de quitar la lentilla. Ya no tiene úlcera corneal.

rocky-6-od